Las ayudas al alquiler de vivienda anunciadas por el Ministerio de Fomento hace dos semanas parecen tener un nuevo beneficiario: el “banco malo”. Jaime Echegoyen, presidente de Sareb, ve “muy positivo” que se incentive el alquiler, por el posible impacto en sus ingresos si aumenta la tasa de ocupación en sus casas.

Ver noticia original ➥