El Gobierno se ha visto obligado a tirar de los fondos destinados a pagar las pensiones (139M) para cubrir el agujero que la crecida del absentismo y de la factura de las bajas por contingencias comunes ha abierto en las cuentas de las mutuas de accidentes de trabajo, a las que desde hace 4 años ya los ingresos por cotizaciones que reciben para financiar esta contingencia no les alcanzan para los gastos. La crecida del gasto por incapacidad temporal lleva al límite las finanzas de las mutuas y obliga al Gobierno a activar un ‘plan de rescate’

Ver noticia original ➥