El pasado mes de julio el mercado de trabajo español vivió una situación que podría calificarse de excepcional. En apenas 31 días las bases de datos de los Servicios Públicos de Empleo registraron cerca de dos millones de contratos y dejaron constancia de como en un solo día, el lunes 3 de julio, variaba la situación laboral de cerca de un millón de trabajadores: 520.301 que fueron dados, o se dieron en el caso de los autónomos, de alta en la Seguridad Social, mientras 297.455 recibían la baja en su empresa. Un movimiento sin precedentes en la

Ver noticia original ➥