El cautiverio de cetáceos (delfines, ballenas y marsopas) es un asunto que ha estado a la cabeza del movimiento de los derechos de los animales desde hace años, pero no ha sido con documentales como The Cove (2009) y Blackfish (2013) que el asunto ha adquirido una amplia preocupación a nivel global.

El desaprobación general por estos lugares se ha visto con la disminución de la venta de entradas y el declive de instalaciones como SeaWorld. Y ahora llega otra buena noticia: ¡Barcelona se ha declarado ciudad libre de cetáceos en cautividad.

Ver noticia original ➥