La crisis independentista ha dividido la capital catalana y convertido al gran destino turístico en un centro de espionaje ya que en el procés, la “información, más que la violencia se ha convertido en el arma principal” . Es lo que afirma un reportaje del prestigioso diario económico británico, que firma su corresponsal Michael Stothard.

Ver noticia original ➥