La empresa pretende instalar un campus en el barrio berlinés de Kreuzberg y los vecinos lo rechazan por ser símbolo de la gentrificaciónLa llegada de nuevas compañías y talento extranjero a Berlín ha venido acompañada de una subida de los alquileres

Ver noticia original ➥