Los flotadores y churros de piscina que los turistas dejaron tras de sí,material desechado por los hoteles y botellas de plástico recolectadas en los colegios y por los propios vecinos se han transformado la iluminación navideña del casco antiguo de Corralejo. El Ayuntamiento encendió su iluminación sostenible con pulpos gigantes y fluorescentes guirnaldas medusa que recorren el casco antiguo,todo con luces LED para reducir al máximo su consumo energético y trasladar el mensaje de que hay que reducir la huella ecológica y proteger el territorio

Ver noticia original ➥