En el archipiélago de Fernando de Noronha, en Brasil, está prohibido dar la a luz. La razón tiene que ver con la seguridad de madres e hijos. No existe servicio de maternidad y por eso las mujeres deben viajar al continente, de ahí que en 12 años no haya nacido ningún bebé. Hasta este fin de semana, cuando una pequeña sorprendió hasta a sus propios padres llegando al mundo en el baño de su casa.

Ver noticia original ➥