Acaba de entrar en vigor un nuevo acuerdo entre Bélgica y Holanda, dando a Holanda dos penínsulas del tamaño de 23 campos de fútbol. El descubrimiento de un cuerpo decapitado provocó el cambio de fronteras para aclarar los problemas jurisdiccionales. La curiosa situación fronteriza se centra en el área entre el municipio oriental belga de Vise y el municipio sudoccidental holandés de Eijsden, separados por el río Mosa. Con el nuevo acuerdo, la frontera entre ambos países en la zona estará trazada por el centro del río.

Ver noticia original ➥