"La orden de detención y entrega es un tema de la justicia, no es ni será un tema del Gobierno", ha asegurado Michel. Su Ejecutivo no tiene intención de pronunciarse en ningún momento. "En tanto que primer ministro, velaré para que no haya interferencias en el principio de separación de poderes y de independencia judicial", señala."No hay ambigüedad, tenemos un interlocutor que es el Gobierno de Madrid, España, y mantenemos contactos permanentes por todos los canales para evitar malentendidos", ha resaltado Michel.

Ver noticia original ➥