La realidad supera la ficción, incluso en las cintas de superhéroes. El actor Benedict Cumberbatch, conocido por sus interpretaciones de Doctor Strange y del detective Sherlock Holmes, se convirtió en un héroe real al defender a un repartidor de comida del ataque de cuatro asaltantes cerca de Baker Street en Londres.

Ver noticia original ➥