Un análisis en profundidad de ambas criptomonedas revela que unas pocas empresas concentran buena parte de sus respectivas redes. Si una moneda digital permite que la riqueza y el poder se queden en manos de unos pocos, ¿dónde está lo revolucionario del asunto?

Ver noticia original ➥