Edgar Allan Poe analizaba el concepto de perversidad en su relato El demonio de lo perverso en donde el protagonista sin nombre explica cómo un extraño estímulo le llevó a asesinar a una persona. En su habitual primera persona narrativa presentaba la idea en estos términos: "Bajo [la perversidad]su impulso actuamos por la razón de que no debemos hacerlo […] tan seguro como de que vivo estoy de que el mal o el error que entraña cualquier acto es con frecuencia la única fuerza invencible que nos impulsa exclusivamente a proseguirlo."

Ver noticia original ➥