Desde finales de abril una campaña anónima insta en las redes a la población a no consumir productos de tres grandes marcas. El 42% de los marroquíes la secundan. En origen al-mouqataa (el boicot) fue presentado por sus promotores como una protesta contra la carestía de la vida, pero a medida que transcurre el tiempo está adquiriendo otros tintes. Los que propugnan el boicot denuncian ahora también las desigualdades sociales, los privilegios y el aprovechamiento de la política para enriquecerse aún más.

Ver noticia original ➥