El Boeing B-17 Flying Fortress permaneció en estado de semiabandono tras la Segunda Guerra Mundial, expuesto a las inclemencias del tiempo, al vandalismo y a las palomas que lo usaron para construir sus nidos

Ver noticia original ➥