El ministro de Exteriores dijo que la mujer británica-iraní estaba en Irán enseñando periodismo. La familia asegura que estaba allí de vacaciones. El régimen iraní ha utilizado las declaraciones de Johnson como una prueba de que Zaghari-Rarcliffe estaba realizando actividades ilegales, por lo que podría ampliar en cinco años su pena de prisión.

Ver noticia original ➥