Bojan Slat es un joven holandés apasionado del buceo desde que era casi un niño. A sus 16 años, durante una inmersión en Grecia, cuenta que vio más bolsas de plástico que peces, y esto le llevó a pensar poco después en la construcción de un sistema pasivo que emplease las corrientes marinas para concentrar el plástico de las aguas y poder llevarlo a tierra para reciclarlo.

Ver noticia original ➥