A estos británicos se les encomendó la tarea de situar cada uno de los 44 países de Europa en un mapa.