Esta fuente de lava de bóveda se fotografió durante la erupción de Mauna Ulu en el volcán Kīlauea, en Hawái, en octubre de 1969. Las erupciones duraron hasta 1971. Según el USGS en el momento en que se tomó esa fotografía la fuente medía unos 20 metros de altura, aunque en algún que otro momento la fuente abovedada alcanzó alturas de entre 50 y 75 metros. Las fuentes de lava pueden alcanzar alturas mucho mayores (tanto como 500 metros) pero es poco habitual que adquieran esta forma de bóveda tan simétrica.

Ver noticia original ➥