Ayudados por una bajada del agua, los equipos de rescate movilizados desde hace una semana para socorrer a los 12 niños y su entrenador de fútbol atrapados en una cueva inundada en Tailandia lograron acercarse este sábado a la zona donde se supone que se refugiaron. Los buzos "están a dos o tres kilómetros" del lugar, "habíamos llegado hasta allí una vez el martes, pero la corriente era demasiado fuerte", declaró el gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn.

Ver noticia original ➥