En este post no pretendo viajar a los orígenes ancestrales del problema –no sabría ni cómo permitirme esa osadía– pero sí ofreceros unos datos sobre su pervivencia en el tiempo, que, aunque parezcan superficiales para unos, o hasta equivocados para otros, no dejarán de despertar, al menos, una buena dosis de curiosidad.

Ver noticia original ➥