CaixaBank se encuentra muy pendiente de lo que pueda ocurrir el próximo 21 de diciembre en Cataluña, en las que los sociólogos empiezan a calificar como las elecciones más inciertas de la democracia. Si el resultado que sale de las urnas es similar al que depararon los comicios de 2015, la entidad barcelonesa no descarta protagonizar "un nuevo paso", según explican fuentes directivas internas. La situación en la empresa es de ‘calma chicha’ hasta dentro de dos jueves en el que los catalanes están llamados a acudir a los colegios electorales

Ver noticia original ➥