Hazte autónomo. Defínete como entrepreneur. Convierte el trabajo en la razón de tu existencia. Haz que tu vocación fagocite todas tus inquietudes vitales. Irradia originalidad y creatividad. Plagia. Critica a vendedores de humo. Aprende a vender humo. Desdeña ideologías. Abraza el neoliberalismo. Ataca la educación y la sanidad pública, el subsidio de desempleo o el pago del finiquito. Olvídate de cotizar. O de jubilarte. Dona a causas sociales, lo comprometido es moderno. Evade impuestos, el estado del bienestar es anacrónico.

Ver noticia original ➥