Bajo el lema “la humanidad primero”, el empresario Andrew Yang aspira a ser presidente de los Estados Unidos. Su gran promesa es una renta básica universal que contrarreste los efectos de la automatización de los trabajos. Considera que hay "una correlación entre el aumento de los robots en las fábricas y la proporción de gente que votó por Trump”. Además, quiere que el Gobierno trabaje con la industria para que la inteligencia artificial no se nos vaya de las manos.

Ver noticia original ➥