‘Black Museum’, el último episodio de la irregular —y, aún así, altamente disfrutable— cuarta temporada de ‘Black Mirror’, brindó el auto-homenaje definitivo a la serie en un capítulo repleto de guiños a los momentos y dispositivos más memorables del show de Charlie Brooker. Pero, más allá de esta orgía referencial, la antología, perteneciente a Netflix desde 2016, lleva conectando sus historias autoconclusivas desde su segundo año de emisión.

Ver noticia original ➥