En las prisiones se puede introducir cualquier cosa, por ejemplo un reloj espía como el que sirvió para grabar a Oriol Junqueras y a Joaquim Forn. Fundamentalmente, lo que entra son drogas y, en estos tiempos más recientes, teléfonos móviles

Ver noticia original ➥