La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, estudia la posibilidad de crear un banco de ADN a partir de excrementos de perros para identificar a sus dueños y facilitar así las sanciones a quienes no recojan de la vía pública los restos de su mascota.

Ver noticia original ➥