El Ayuntamiento de Madrid continúa actuando contra las unidades de alojamiento turístico que poco a poco le han ido comiendo el terreno a la vivienda permanente en la ciudad. Frenar el creciente fenómeno de la ‘turistificación’, la expulsión de los vecinos de sus barrios y las salvajes subidas en los alquileres se han convertido en las grandes prioridades para el gobierno municipal en esta legislatura, en mitad del ‘boom’ de los pisos turísticos y en un reclamo permanente por que al fin llegue una regulación a medida.

Ver noticia original ➥