Bonopark, la empresa a la que Ana Botella adjudicó el servicio, estimó el coste de la cesión al Ayuntamiento en 16,7 millones de euros. El Ayuntamiento y la EMT no aceptaron la oferta y cuantificaron la operación en 10,5 millones de euros que Bonopark aceptó. El PP se ha querellado contra la concejala Inés Sabanés y el gerente de la EMT al considerar que el precio "muy superior al real"

Ver noticia original ➥