Tres semanas de concentraciones en la puerta, medio mes de huelga, incertidumbre, vulneraciones de derechos y un gran apoyo vecinal. Las trabajadoras del servicio de limpieza del Carrefour de Plaza Nueva (Leganés, Madrid) han dado la batalla pero no han conseguido mantener sus puestos de trabajo y hoy el centro comercial impedía su acceso. “No nos han dejado entrar. Solo nos han dejado ir a las taquillas para recoger nuestras cosas. Ahora solo nos queda denunciar y es lo que vamos a hacer”.

Ver noticia original ➥