Carrefour ha levantado un negocio millonario sobre la base de despidos pactados con un centenar de trabajadores antiguos, cercanos a la jubilación y con altos salarios. La cadena de distribución francesa ha logrado echar a 100 trabajadores y convertirlos en franquiciados de sus tiendas Carrefour Express, una jugada sorprendente que hace que aunque el trabajador salga de la empresa, el dinero de su indemnización termine reinvertido en la propia compañía.

Ver noticia original ➥