Nuestras abuelas y nuestros abuelos levantaron este país desde los días oscuros hasta lo que es hoy. Gracias, en serio. Estoy seguro de que cuando decís que os manifestáis más por nosotros que por vosotros mismos, lo decís de verdad. Que queréis unas pensiones dignas para las generaciones futuras. Sé que lo decís con la mejor de las intenciones. Pero, abuelo, no tenemos tiempo para preocuparnos de las pensiones.

Ver noticia original ➥