En el momento de su producción, Casablanca era simplemente una película más entre los cientos de films que se rodaban cada año en Hollywood en aquella época, por lo que nadie tenía grandes expectativas con la película. El estreno del film se apresuró lo máximo posible para aprovechar la publicidad de la invasión aliada en el Norte de África, una jugada que funcionó realmente bien.

Ver noticia original ➥