Son casas prefabricadas que, según el consistorio, se podrán instalar en poco tiempo en solares de propiedad municipal. Desde el Ayuntamiento se apunta que en nueve meses están construidas. La idea del consistorio de Ada Colau es otorgar esta casa por cinco años y que se beneficien de ellas quienes han pedido un alquiler social en Barcelona, unas 30.000 personas.

Ver noticia original ➥