Una red de alrededor de doscientas charcas artificiales, diseminadas por toda la geografía peninsular y con climas diferenciados, forman parte de un pionero macro-proyecto hispano-luso que permitirá entender mejor cómo funcionan los ecosistemas y evaluar su respuesta ante el cambio climático.

Ver noticia original ➥