No se asusten. Este fenómeno atmosférico que azota la península se llama lluvia de mierda, y funciona así: los casos aislados se evaporan al contacto con el sol de la justicia y suben a la atmósfera en estado gaseoso. En la Audiencia Nacional, a gran altura, empiezan a formar nubes marrones, y la baja temperatura de la sala 2ª produce la condensación en forma de sentencia, que lanza escalofriantes precipitaciones de excrementos sobre Génova 13. Esto es, exactamente, la primera condena de la Audiencia contra una de las piaras del Partido Popular

Ver noticia original ➥