Su estrategia era la de, después de "cogerles por los huevos" con esos datos negativos, presentárselos y decir: "Oye, mira, entre bomberos no nos vamos a pisar la manguera, ¿vale?, seguid haciendo lo que os salga de los cojones, la política y tal".

Ver noticia original ➥