En el marco de una procesión por los derechos de los inmigrantes, que culminó en la Piazza del Plebiscito, cientos de musulmanes observaron la segunda de las cinco oraciones diarias ofrecidas por la religión islámica.