En realidad no es una reparación inmediata del daño causado sobre las arcas públicas, estimado por la acusación hasta en 4 millones de euros, ya que lo que el exconseller ofrece es poner en venta la propiedad, no eldesembolso automático del dinero. Sin embargo, se trata de un bien del que Rafael Blasco no puede disponer actualmente porque se encuentra embargado por el Tribunal de Cuentas.

Ver noticia original ➥