"La medicina tradicional china es una gema del patrimonio científico nacional y, por ello, las terapias alternativas contarán con el mismo apoyo gubernamental que la medicina occidental". Así de rotundo fue Xi Jinping, el presidente de la República Popular de China, al presentar el ambicioso proyecto de su gobierno para promover los remedios tradicionales sin importarle los riesgos que ello conlleve para la salud.

Ver noticia original ➥