Los proyectos de vigilancia respaldados por el gobierno están implementando tecnología de lectura cerebral para detectar cambios en los estados emocionales de los empleados en la línea de producción, los militares y al frente de los trenes de alta velocidad. Los trabajadores usan gorras para monitorizar sus ondas cerebrales, datos que la gerencia luego usa para ajustar el ritmo de producción y rediseñar los flujos de trabajo, según la compañía. Podría aumentar la eficiencia de los trabajadores al manipular los descansos…

Ver noticia original ➥