La tensión económica entre China y Estados Unidos sigue en aumento, y tras la prohibición y sanciones a ZTE por parte del gobierno de Trump, así como las "recomendaciones", restricciones e investigaciones a Huawei, el gobierno chino busca poner un alto a esto y cortar de una vez por todas la dependencia que existe hacia la tecnología estadounidense.

Ver noticia original ➥