Hay un hito en la gestión de residuos que quizá te ha pasado desapercibido, pero ha creado un gran revuelo en el sector: China ya no quiere más basura del exterior. Y eso es un problema para el reciclaje y la economía circular tal y como los conocíamos. ¿Qué podemos hacer ahora? A falta de una industria nacional del plástico que asuma los residuos para fabricar nuevos productos, la mayor parte de los residuos recuperados en estas instalaciones de tratamiento se van de vuelta al país que más plástico fabrica.

Ver noticia original ➥