Un equipo de investigadores del CNIO, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, ha logrado detener este tipo de cáncer, uno de los más agresivos, en células humanas implantadas en cerebros de ratones.

Ver noticia original ➥