En Beichuan, sin embargo, cualquier visitante puede recorrer sus calles como si el terremoto hubiese tenido lugar hace apenas unas semanas, tal y como recoge la BBC, que cuenta que aún hoy hay miles de cadáveres entre los escombros. La región vive hoy de un turismo que mantiene vivo el recuerdo de esta tragedia.

Ver noticia original ➥