La aparición de Ciudadanos en el panorama político de este país supone un tremendo peligro para la clase trabajadora. Sectores sociales sin ideales, sin conciencia de clase, víctimas de la indiferencia. Así es que la mentira y la falsedad encuentran fácil encaje en un terreno fértil, a la vista del posible aumento electoral de este nuevo grupo. Son aquellas y aquellos que, por la creencia en la “maldad” de las ideologías, se sienten neutrales en sus decisiones políticas y se ubican en una posición de un centro inexistente.

Ver noticia original ➥