Tras la formación de la Luna, la Tierra sufrió una serie de bombardeos que cambiaron su faz. Un grupo de científicos del Instituto de Investigación Southwest realizó una simulación de este período. Se estimaba que los materiales integrados en esta etapa era de alrededor de un 0,5%. "Basándose en estos modelos, la masa que estos objetos agregaron a la Tierra, podría ser significativamente mayor de lo que se pensaba[entre 2 y 5 veces mayor], con importantes consecuencias para la evolución más temprana de nuestro planeta" dice Simone Marchi.

Ver noticia original ➥