El campesino no puede renunciar a los altos ingresos del cultivo de coca, de eso dependen su sustento y el de su familia. Tampoco pueden cambiar donde viven, el clima o las condiciones presentes en la región andina. El problema central de la sustitución de los cultivos sigue siendo los delgados márgenes de beneficio para productos como el café, miel y chocolate. Hasta que se resuelva su problema de subsidios, la coca siempre será el mejor cultivo comercial de Colombia. Y entonces surge la pregunta: ¿y si la coca fuera legal, también?

Ver noticia original ➥