Un equipo de científicos investigó el gigantismo en las ballenas azules, boreales y de aleta descubrió que estos mamíferos marinos se volvieron tamaño jumbo por un cambio climático que les permitió tener un festín de nutrientes, entre otros factores. Las ballenas de aleta pueden pesar hasta 63.500 kilogramos. Las ballenas boreales pueden registrar hasta 90.700 kilos en la báscula. Y la mamá de todas, la ballena azul, puede llegar al impresionante peso de 172.365 kilogramos, lo que la convierte en el animal más grande que haya existido jamás.

Ver noticia original ➥