Las morsas son extremadamente diferentes de los humanos, pero son las que se masturban de forma más similar a nosotros. Y aunque no tengan manos, esas aletas que usan para moverse por las aguas alcanzan perfectamente sus partes intimas.